In nican ca tlamachilliztlatolzazanilli ye huecauh mochiuh- Aquí están las palabras-recuerdo que repiten lo que se sabe que sucedió en la antigüedad

miércoles, 15 de febrero de 2012

Carta de Francisco I. Madero a W. H. Taft (1913)



Palacio Nacional, 14 de febrero de 1913.
Sr. W. H. Taft. Presidente de los Estados Unidos de América.
Washington.

He sido informado que el gobierno que Su Excelencia dignamente preside ha dispuesto salgan rumbo a las costas de México buques de guerra con tropas de desembarque para venir a esta capital a dar garantías a los americanos.

Indudablemente los informes que usted tiene y que le han movido a tomar tal determinación son inexactos y exagerados, pues las vidas de los americanos en esta capital no corren ningún peligro si abandonan la zona de fuego y se concentran en determinados puntos de la ciudad o en los suburbios, en donde la tranquilidad es absoluta y en donde el gobierno puede darles toda Clase de garantías.

Si usted dispone que así lo hagan los residentes americanos en esta capital, según la práctica establecida en un mensaje anterior de usted, se evitaría todo daño a las vidas de los residentes americanos y extranjeros. En cuanto a los daños materiales de las propiedades, el gobierno no vacila en aceptar todas las responsabilidades que le corresponden según derecho internacional.

Ruego, pues, a Su Excelencia ordene a sus buques no vayan a desembarcar tropas, pues esto causaría una conflagración de consecuencias inconcebiblemente más vastas que las que se trata de remediar. Aseguro a Su Excelencia que el gobierno está tomando todas las medidas a fin de que los rebeldes de la Ciudadela hagan el menor daño posible y tengo esperanzas de que pronto quede todo arreglado.

Es cierto que mi patria pasa en estos momentos por una prueba terrible, y el desembarque de fuerzas americanas no hará sino empeorar la situación, y por error lamentable, los Estados Unidos harían un mal terrible a una nación que siempre ha sido leal y amiga, y contribuirían a dificultar en México el establecimiento de un gobierno democrático semejante al de la gran nación americana.

Hago un llamamiento a los sentimientos de equidad y justicia que han sido la norma de su gobierno, y que indudablemente representan el sentimiento del gran pueblo americano cuyos destinos ha regido con tanto acierto.

Francisco I. Madero



Fuente: Historia Diplomática de la Revolución Mexicana - Don Isidro Fabela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.